contingencia

Esta carta es una opinión completamente personal, y solo espero tocar una fibra en ti que te permita salir del espanto y la preocupación para convertir esos sentimientos en combustible de la máquina creativa que puede haber en ti, como persona, empleado, emprendedor o empresario, aquí todos somos igual de importantes y somos un gran equipo llamado: México.

Estamos viviendo días de mucho estrés, preocupados por la salud propia, la de la familia y la de amigos. En lo personal, viví algo similar en la crisis de influenza en 2009, pero definitivamente lo que esta provocando COVID-19 es mucho más intenso y preocupante, las calles están casi vacías, muchos negocios cerrados y algunos abiertos, pero prácticamente sin clientes ni ventas. Se trata de una emergencia global y está claro que el impacto al final de la pandemia será considerable.

Recién tuve una plática con un muy buen amigo, hablamos de lo que observamos, él en la Ciudad de México y yo en la ciudad de Cancún. Ciudades de dinámicas muy diferentes pero que ahora se ven muy parecidas, con las personas preocupadas por la situación de salud y las consecuencias que esto tendrá en su propia economía familiar, y ni que decir de los emprendedores o empresarios de quienes depende uno o varios sueldos y por ende el sustento de varias familias, es una preocupación más grande aún.

No podemos darnos el lujo de olvidar que esto es una situación pasajera y que pronto volveremos a nuestras actividades normales, aunque con un nivel de exigencia mucho mayor, tendremos que ser más eficientes, más rentables, mejores que cuando todo esto comenzó porque la competencia también saldrá a las calles con las mismas necesidades que nosotros para mantener sus ingresos y, de ser posible, crear nuevos. Entonces, ¿en qué deberíamos estar concentrados en este momento?

Creo que hay una oportunidad escondida en la contingencia y quienes sean capaces de verla podrán obtener grandes beneficios, como siempre existirán los innovadores y creadores de soluciones y los consumidores de estas, la pregunta clave es ¿de qué lado quieres estar tú?

Existen necesidades que deben ser cubiertas durante la contingencia y otras que deberán ser cubiertas cuando comencemos a regresar a las oficinas, escuelas y demás actividades sociales.

Muchas plataformas están abriendo al público general cursos que, normalmente, tienen costo  y así poder apoyar al mundo a pasar de la mejor forma esta pandemia, así que deberíamos aprovecharlos.

Quiero invitarte a considerar algunos puntos:

Si eres de los afortunados que cuentan con un empleo y la empresa para la que trabajas encontró una manera de permitirte hacerlo de forma remota entonces, ¡aprovéchalo! No desperdicies el tiempo mientras deberías estar siendo productivo para quienes confían en ti.

Si eres un profesional independiente y tus actividades e ingresos se han visto afectados por el COVID-19 entonces, aprovecha el tiempo para mejorar tus productos y servicios e incluso para crear nuevos, considera las recientes necesidades que se están formando y así serás uno de los proveedores que obtengan ventajas de esta situación.

Si debido a la contingencia actual (o cualquiera otra razón) te encuentras desempleado entonces, aprovecha el tiempo para crear algún producto o servicio que puedas ofrecer ahora mismo, hay muchas formas de generar ingresos por internet, y en muchos casos sin grandes conocimientos técnicos. Puedes crear cursos, siempre hay alguien que podría aprender de tu experiencia, y no sólo de lo profesional, también de tus hobbies.

Si eres un emprendedor o empresario entonces, podrías aprovechar esta situación para revisar la forma en que administras y operas tu negocio, encontrar áreas de oportunidad para implementar mejores formas de hacer las cosas, todo es perfectible y ahora más que nunca necesitaremos ser más eficientes y más rentables. Ahora es un buen momento para buscar soluciones a los retos que hemos tenido durante mucho tiempo pero que no habíamos tenido tiempo de atender.

Tratemos de reducir el uso de todas las plataformas de ocio, si al final de la cuarentena en tu cabeza hay 5 cursos nuevos es mucho mejor que tener 5 nuevas películas o series. No estoy en contra del esparcimiento y la diversión, solo creo que la situación amerita que nuestra forma de usar el tiempo sea más inteligente que nunca.

Terminaré esta carta con estas sugerencias:

  1. Sigue las recomendaciones de las autoridades de salud para ayudar a reducir la velocidad de los contagios.
  2. Si puedes, quédate en casa, pero usa tu tiempo para adquirir nuevos conocimientos y/o habilidades o para mejorar las que ya tienes.
  3. Reserva un poco de tiempo para ejercitarte en casa, en un espacio de 2 x 2 metros puedes hacer casi cualquier tipo de ejercicio.
  4. Piensa en tu economía, comienza a crear cursos que puedas vender en línea, no hay mejor negocio que el del conocimiento y mucha gente vive viajando y conociendo el mundo mientras sus cursos se venden por internet.
  5. Si eres empresario, aprovecha el tiempo para mejorar la forma en que se hacen las cosas en tu empresa. Te dejaré estas preguntas para reflexionar: Si hubieras sabido hace un año que esta pandemia ocurriría ¿qué habrías hecho diferente?, ¿cómo te habrías preparado?

Columna informativa
Opinión de Andrés Sanchez                                                                                                                  Director General en SANTI Soluciones Digitales para Proveedores de Impresión

 

Compartir: